SÓLO CON CRISTO

Julio 27, 2017

Pues toda la ley puede resumirse en un solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo» Gálatas 5:14 NTV

Definitivamente no podemos amar a nuestro prójimo si en nuestro ser no habita el Espíritu Santo de nuestro Señor Jesucristo. El amor sin Jesús en nuestro corazón está subordinado a intenciones carnales, es decir, es un amor que se ofrece porque queremos algo a cambio.

Cuando tenemos a Cristo en nuestro ser es Su amor el que puede permitirnos amar a nuestro prójimo, es su Espíritu el que nos guia a dar, a amar sin concesiones y sin contraprestaciones, porque definitivamente tenerlo en nuestro ser nos permite ser como Él…y Él es Amor.

Gonzalo Arbelaez O.

 

Leave a Comment