LA PERLA

abril 29, 2018

Dijo una ostra a otra ostra vecina:

– Siento un gran dolor dentro de mí. Es pesado y redondo y me lastima.

Y la otra ostra replicó con arrogante complacencia:

-Alabados sean los cielos y el mar. Yo no siento dolor dentro de mí. Me siento bien e intacta por dentro y por fuera.

En ese momento, un cangrejo que por allí pasaba escuchó a las dos ostras, y dijo a la que estaba bien por dentro y por fuera:

-Sí, te sientes bien e intacta; mas él dolor que soporta tu vecina es una perla de inigualable belleza.[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Dios bendice a los que sufren, pues Él los consolará. Mateo 5:4 [TLA]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Hay dolor en tu corazón? Tal cual, como la ostra, en nuestro interior se halla algo pesado que nos lastima, no es una perla, es el peso del pecado y requerimos del Señor para que la sustraiga y nos dé la libertad de la salvación.

Sentir el peso del pecado en nuestra conciencia, que no nos deja estar “bien” como los demás, es la verdadera bendición de Dios, porque si no sintiéramos ese peso, seguramente nunca hubiéramos buscado sinceramente al Señor para que nos quitará el peso del pecado.

[1] El vagabundo de Gibran Khalil Gibran. Cuento La Perla.

Leave a Comment