AGUA DE PAZ

abril 21, 2016

VERSÍCULO DE APOYO

—Por favor, señor —le dijo la mujer—, ¡deme de esa agua! Así nunca más volveré a tener sed y no tendré que venir aquí a sacar agua. JUAN 4:15

REFLEXIONEMOS EN SU PALABRA…

La mujer samaritana le pide a Cristo que le dé de esa agua que le quitará la sed para siempre. La pregunta clave aquí es: ¿A cuál sed se refiere? La samaritana cree que es agua para saciar la sed física, no sabe que el agua que le ofrece Jesús es la que le saciará para siempre la sed espiritual.

MOMENTO DE MEDITACIÓN

Quienes buscan saciar su sed en “pozos” diferentes a Jesús, seguirán con sed espiritual, solamente cuando bebemos a Cristo, es que la sed espiritual queda saciada para siempre. Quien recibe a Jesús, su sed espiritual es saciada en Su Palabra, por eso retornamos siempre a su Fuente de Agua, Jesucristo.

Leave a Comment