ANTES DE CRITICAR

julio 22, 2016

¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo? Mateo 7:3

Una vez una mujer le comentaba a su amiga a cerca de la manera en que una vecina lavaba la ropa.

-Es una mujer muy descuidada -decía-. No lava bien la ropa, pues la tiende a secar tan sucia como antes de lavarla.

Al decir esto, señalaba a unas prendas de ropa que se podían ver tendidas a través de su ventana. Al fijarse bien la amiga, se acercó a la ventana y miró bien los cristales. Entonces se dio cuenta de que el problema no estaba en la ropa de la vecina. Se dirigió a su amiga y le dijo:

-Limpia los cristales de tu ventana y verás que la ropa de la vecina está perfectamente limpia.

Adoptado del libro 502 Ilustraciones de José Luis Martínez. Cuento 12.

Este cuento nos da valiosas enseñanzas sobre la crítica destructiva que hacemos a otras personas, podemos aprender:

(1) Hágase un examen de sí mismo. Antes de criticar, examine objetivamente su ser, seguramente lo que crítica es parte de su ser;

(2) Conozca la situación de aquel que va a criticar. Toda crítica que hacemos está basada en nuestros juicios, debemos evaluar la condición del otro, su forma de ver, pensar y desarrollar su vida, que posiblemente son totalmente distintas a las nuestras;

(3) No critique, más bien ayude. Desarrolle una actitud de amor para servir y ayudar a aquellos que usted cree que están fallando. Antes de criticar, piense primero cómo puede ayudar a su prójimo.

(4) Enseñe a su corazón a no criticar. Un error común es ver primeramente lo malo del otro y no lo bueno. Desarrollemos el hábito de ver y aprobar primeramente lo bueno y posteriormente comprométase a ayudar.

Antes de criticar, demos amor para servir y ayudar.

Leave a Comment