CON ALGUNAS MANCHAS

septiembre 11, 2018

Dos estudiantes caminaban cierto día por una calle de Londres. De pronto uno de ellos se detuvo frente a una casa de empeños, y señalando un traje con anuncios que decían, “Con algunas manchas, gran reducción del precio”[1]

VERSÍCULO DE APOYO

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Salmo 119: 9 [RV60]

REFLEXIÓN

¿Cómo limpiar las manchas de mi traje espiritual? Cuando usamos un traje blanco, éste se ensuciará, ya sea por el polvo que le caerá ineludiblemente o por el uso cotidiano y lo podemos manchar con café o con alimentos que por descuido le caen, solamente un buen detergente lo puede dejar limpio y como nuevo. Pero, igual sucede con nosotros, puesto que tenemos un “traje espiritual” y debemos usarlo diariamente, también se puede manchar en el día a día, con cosas que vemos, con nuestras actividades y nuestros pensamientos e ideas o actos pecaminosos, entonces, ¿este “traje espiritual”, con qué lo limpiaremos? La sangre de Cristo, es el único “detergente espiritual” que lo limpiará constante y permanentemente, pero es nuestra responsabilidad evitar mancharlo y ello se puede lograr cuando dejamos que el Espíritu Santo nos gobierne, y rendidos a Él, dejamos que nos llene plenamente, entonces Su Palabra se hace guía y ordenanza, y al obedecerla, seguramente estaremos dispuestos a no dejarnos manchar por la inmundicia del mundo.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

Leave a Comment