DAR ES MEJOR

junio 20, 2017

Den, y recibirán. Lo que den a otros les será devuelto por completo: apretado, sacudido para que haya lugar para más, desbordante y derramado sobre el regazo. La cantidad que den determinará la cantidad que recibirán a cambio. Lucas 6:38 NTV

Según estos versículos cuando damos algo al prójimo, Dios nos retornará, además de lo mismo mucho más, de tal manera que desbordará y derramará nuestra capacidad para recibir. Si esto es una Promesa del Señor, entonces ¿por qué somos tan parcos para dar? Posiblemente porque: (i) no creemos, (ii) no nos gusta hacerlo, (iii) somos egoístas. Cualquiera de las tres anteriores posibilidades son en realidad por incredulidad, por rebeldía y por egoísmo, y todas estas son pecado.

Pero si confiamos en la Palabra de Dios, en sus Promesas que son reales y efectivas, entonces Él cumplirá y nuestro gozo será revertido en fe, en agrado y amor por el prójimo. Así somos como Cristo: dadivosos, amorosos, piadosos, misericordiosos. Cuando damos, nos hacemos semejantes a Jesucristo.

Leave a Comment