DAR PIE AL PECADITO

diciembre 25, 2015

Una leyenda árabe dice que cierto molinero un día fue sorprendido por un camello que metió la cabeza por la puerta de la tienda en que estaba durmiendo, y que le dijo: “Afuera hace mucho frío, permíteme meter tan sólo las narices.” El árabe le dio permiso de hacerlo así; pero pronto había metido todo el cuerpo, lo cual no era muy agradable al molinero, quien comenzó a quejarse diciendo que el cuarto era muy chico para los dos. Entonces el camello respondió “Si tú estás incómodo puedes salirte; yo, por mi parte, voy a quedarme donde estoy”

Versículo para tener en cuenta: Aléjense de toda clase de mal. 1 Tesalonicenses 5:22

Punto de Reflexión:

Tal cual como el camello, es el pecado, sin importar su tamaño o consideración social o religiosa, si se le deja entrar sólo un poco luego se mete todo y se hace dueño de tu corazón.

¿Y qué tal tú?

¿Le estás dando cabida a un pecadillo? El pecado tiene una particularidad fundamental y es que sin importar su tamaño, a quién o cuándo, es mortal. Así parezca inofensivo, quien lo reciba al final le mata.

Leave a Comment