DARLE EL HONOR A DIOS

diciembre 24, 2015

Después de la batalla de Agincourt, que fue ganada por Enrique V, se dice que este rey estaba pensando que esta victoria traería grandes honores a él y a sus soldados, y queriendo reconocer la providencia divina en ella, ordenó al capellán que diera lectura a un salmo de David; cuando el capellán leyó las palabras: “No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria”, el rey bajó de su caballo e hizo lo mismo la caballería y todos a un tiempo, desde el rey hasta el último soldado, se postraron tocando sus rostros en el suelo. ¡Oh!, ante la historia del amor del Salvador y su obra libertadora, ¿no nos postraremos delante de él esta noche? Todas las huestes celestiales y terrenales claman: “No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria.” Autor: Talmadge.

Versículo para tener en cuenta: Que todos alaben el nombre del Señor, porque su nombre es muy grande; ¡su gloria está muy por encima de la tierra y el cielo! Salmo 148:13

Punto de Reflexión:

Entender que Dios es Rey Soberano de todo en nuestra vida, nos lleva indefectiblemente a honrarle en todo lo que hacemos. Cuando no se puede entender Su Soberanía, entonces no se acepta su Reinado, y toda gloria y honra se la lleva el hombre desplazando impíamente a Dios.

¿Y qué tal tú?

¿Da la honra a Dios? Como el rey Enrique V, bajémonos de nuestros caballos, hinquemos nuestras rodillas ante el Señor Dios Todopoderoso para honrarle y glorificarle como nuestro Señor, Rey Todopoderoso.

Etiquetas:

Leave a Comment