DIOS PERDONARÁ A LOS INOCENTES

marzo 19, 2016

Versículo para tener en cuenta: Dejad crecer juntamente la cizaña y el trigo hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. Mateo 13:29-30

Un Cuento: Hacia finales del siglo 12, en Albi, ciudad de la Francia meridional, había surgido una secta cuyos miembros tomaron el nombre de la ciudad. Se denominaban los albigenses, que se hacía fanática de la religión de Zoroastro, según la cual Satán era igual a Dios, y el cuerpo del hombre era la morada del diablo.

Declarados en abierta rebelión contra la autoridad del Papa, Inocencio III trató por todos los medios de atajar la herejía, que por momentos cobraba más y más adeptos. Seriamente alarmado ya, el pontífice levantó un ejército de soldados y lo puso al mando del conde Leicester Simón de Montfort quienes los enfrentó, pero los herejes, al darse cuenta que perdían huyeron y buscaron refugio en la ciudad de Béziers. Montfort, los persiguió encarnizadamente y logró tomar por asalto la ciudad. Era el 22 de julio de 1209, y Arnaldo Armalric, legado del Papa, antes de lanzarse al asalto, ordenó a los soldados que no perdonasen a un solo albigense.

  • ¿Pero cómo distinguiremos – objetaron los soldados- a los albigenses de los que no lo son?
  • ¡Matadlos a todos! – repuso inexorablemente, Almalric-. Dios perdonará a los inocentes.

Hasta setenta mil personas perecieron en aquel día.

Tomado del libro: Los 365 mejores cuentos.

Punto de Reflexión: Todo moriremos sin importar edad, sexo, etnia, religión, nacionalidad, rico o pobre, bueno o malo, creyente o incrédulo, culpable o inocente, todos moriremos. Pero en el día postrero, Jesucristo salvará a los inocentes, los resucitará. ¿Quiénes es inocente para Dios? Todo aquel que creyó en Jesús, le aceptó como Señor y le recibió como Dios, todo aquel que acepto su Deidad y recibió por fe su Salvación.

Es verdad, moriremos todos, pero al final Dios nos dará la vida (resurrección) porque somos inocentes ante Él, porque por medio de Su Sangre derramada en la cruz, limpió nuestros pecados y nos hizo inocentes.

Etiquetas:

Leave a Comment