EL ANCIANO AMARGADO

septiembre 6, 2018

Un anciano rico y con una actitud agria y amargada, visitó a un rabino que llevaba una vida sencilla. No habían estado conversando mucho tiempo cuando al rabino se le ocurrió una excelente idea para ilustrarle al hombre lo mala que era su forma de ser. Lo tomó de la mano y lo llevó a una ventana y le dijo: “Mire por la ventana y dígame lo que ve.” Parado allí, el hombre dijo: “Pues bien, veo algunos hombres, algunas mujeres y algunos niños.” “Muy bien.” El rabino entonces le tomó de la mano y lo llevó al otro lado del cuarto a un espejo. “Ahora, dígame que ve.” El hombre frunció el ceño y dijo: “Pues bien, obviamente me veo a mí mismo.” “Interesante,” contestó el rabí. “La ventana es de cristal, el espejo es de cristal, pero el cristal del espejo está cubierto con una delgada capa de plata. Tan pronto como se le añade la plata uno deja de ver a otros, y sólo se ve a uno mismo.”[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal. 1 Timoteo 6:10 [PDT]

REFLEXIÓN

La lamentable decisión de que la plata sea el foco en su vida, es que se e pone a todo lo que se ve una película de plata, impidiendo ver a Dios y a los demás, impidiendo actuar con amor y poder servir a los demás. Infortunadamente esta disposición, conlleva a que el pecado reine en el corazón, porque donde reina el dinero, no puede reinar Dios y donde no reina Dios, no reina el amor, sino el pecado, y ello lleva indefectiblemente a la amargura.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

[1] Más de 1001 ilustraciones y citas de Swindoll: Maneras sobresalientes de martillar eficazmente su mensaje. Charles R. Swindoll

Leave a Comment