EL CAMELLO INTRUSO

abril 7, 2018

Se dice que donde se deja entrar el pecado como suplicante, se queda como tirano. Una leyenda árabe dice que cierto molinero un día fue sorprendido por un camello que metió la cabeza por la puerta de la tienda en que estaba durmiendo, y que le dijo: “Afuera hace mucho frío, permíteme meter tan sólo las narices”.  El árabe le dio permiso de hacerlo así; pero pronto había metido todo el cuerpo, lo cual no era muy agradable al molinero, quien comenzó a quejarse diciendo que el cuarto era muy chico para los dos. Entonces el camello respondió “Si tú estás incómodo puedes salirte; yo, por mi parte, voy a quedarme donde estoy”[1]

VERSÍCULO DE APOYO

¡Ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo. Génesis 4:6,7 [NTV]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Luchas contra un “camello”? Todos hemos recibido la visita del “camello” y muchos hemos permitido que entre y se haga amo y tirano de nuestro ser. Ahora ya como hijos de Dios, tenemos el Espíritu Santo que con su poder nos permite (1) sacarlo de nuestro ser para siempre, y (2) rechazar toda invitación de tentación que nos llegue.

La clave para todo creyente está, en rechazar la invitación en la puerta, porque si no el “camello”, el cual representa todas las tentaciones que nos van a visitar, y así podremos evitar el pecado, y éste no se meterá en nuestro ser y para dominarnos y ser nuestro amo y tirano.

[1] 500 ilustraciones. Alfredo Lerín. El camello que entro y no quiso salir. Ilustración 267.

Leave a Comment