EL DESALIENTO

mayo 20, 2018

Se anunció que el diablo se retiraba de sus negocios y que ponía en venta todas sus herramientas. El día de la liquidación todas estaban atractivamente expuestas: Malicia, odio, envidia, celos, sensualidad, engaño, entre otras muchas. Cada una estaba marcada con su precio.

En un lugar predominante lucía una herramienta cuidadosamente preparada y exhibida. Su precio era el más elevado.

– ¿Cuál es aquella herramienta? – le preguntaron.

– El desaliento – respondió el diablo

– ¿Por qué la valora tanto?

– Porque es la más útil que tengo – replicó el diablo-. Puedo hacer que entre en una persona y afectarle profundamente cuando ninguna otra herramienta me daría resultado, porque no encontraría la puerta abierta.[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Escuchen, israelitas, hoy van a luchar contra sus enemigos. No se desanimen ni tengan miedo; no tiemblen ni se asusten,  porque el Señor su Dios está con ustedes; Él luchará contra los enemigos de ustedes y les dará la victoria. Deuteronomio 20:3-4 [DHH]

REFLEXIÓN

¿Se desalienta ante las dificultades o las adversidades que debe afrontar? El desaliento es una señal de incredulidad hacia lo que Dios es, hace o dice, que se asocia con la decepción porque no cumple sus promesas o infortunadamente de la “ilusión” que se ha hecho erradamente del Señor. El creyente que está desalentado, debe entonces evaluar en realidad qué es lo que realmente cree de Dios y de dónde ha sacado la información para determinar que Él le ha fallado.

El grave error del creyente está desalentado, es que le ha creído a la palabra del diablo, se ha dejado engañar y cuando las circunstancias son adversas, recrimina a Dios porque ha dejado de hacer o ha dejado que pase en la vida de ese creyente.

Jesucristo nos indica que en este mundo tendremos serias dificultades, hasta la muerte misma (lo peor que nos puede pasar), pero que, si creemos en Él y le confiamos nuestra vida y nuestro ser a Él, seremos victoriosos. No es que vayan a faltar los problemas, es que debemos estar cogidos de Su Mano para enfrentar todas las circunstancias. Es cuestión de actitud, saber que los problemas llegarán, pero depende de nuestro corazón, determinar si los problemas son causados por Dios porque no nos ama o determinar si los enfrentaremos con Él porque, aunque las circunstancias son adversas, Él nos ama y está de nuestro lado.

Un buen hábito para aplicar: Aprender a confiar en Jesús, necesitamos leer la Biblia, entenderla e incorporarla en nuestro ser para vivirla cada día, pero, siempre en compañía del Espíritu Santo para ser guiados a la Verdad. No podeos leer la Biblia sin ser “tocados” por la Verdad del Señor, y debemos entonces aplicarla en nuestra vida y profundamente en nuestro ser.

Desinstale de su ser: El desaliento, ante todo determine de Dios, seria y concienzudamente quién es, qué dice, qué promete y qué ofrece el Señor a sus seguidores en Su Palabra, esto es, en la Biblia. Desinstale de su mente todo lo que cree que es Dios y no está sustentado en la Biblia sino en creencias mundanas, afirme su fe en ella y estudie, aprenda y aplique lo que le indica Dios y podrá desinstalar el desaliento de su vida, lo cual no es una emoción del momento, sino una condición en su ser, que le irá desmoronando paulatinamente su fe, hasta acabarlo totalmente, y eso es lo que quiere el diablo.

[1] 502 ilustraciones selectas. José Luis Martínez. Desaliento. Ilustración 116.

Leave a Comment