EL GRAN ENCUENTRO

junio 28, 2018

VERSÍCULO DE APOYO

Entonces el discípulo a quien Jesús amaba le dijo a Pedro: «¡Es el Señor!». Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se puso la túnica (porque se la había quitado para trabajar), se tiró al agua y se dirigió hacia la orilla. Juan 21:7 [NTV]

REFLEXIONEMOS EN SU PALABRA…

¿Puedo reconocer a Jesús en las actividades cotidianas de mi vida? Todo depende del enfoque que tenemos en nuestra vida. Cuando le buscamos, entonces le podemos ver, tal como Pedro, y de esa manera, deponemos lo que estamos haciendo para poder contemplarlo e ir inmediatamente a Él. Pero no es fácil poder reconocerlo sino estamos dispuestos para que ello suceda, por eso es necesario, ante todo: (i) anhelar relacionarnos con Él, (ii) querer verlo, querer sentirlo y vivirlo cada momento, y, (iii) querer estar con Él, de tal manera que esa sea nuestra prioridad diaria.

MOMENTO DE…ENFOQUE

El enfoque en lo que cada día queremos es lo que nos motiva a levantarnos y salir de la cama para vivir el día. Si nuestro enfoque está en tener dinero, pues estaremos buscando el dinero, más como nuestro enfoque es encontrarnos con Jesús, cada circunstancia, cada persona, cada situación difícil o buena, nos enseña a nuestro Señor, porque le queremos ver y queremos tener un encuentro intimo con Él.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

 

 

 

Leave a Comment