EL JARDÍN DEL REY

noviembre 17, 2017

Al codicioso lo consume la envidia. Job 5:2 [RV60]

UN CUENTO ACERCA DEL “DON QUE TE HA DADO DIOS”

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y así estaban todos…deseando ser como los otros.

Y QUÉ TAL TÚ

Leía sobre la envidia este mensaje: “el envidioso no quiere lo que tú tienes, lo que él quiere es que tú no lo tengas” La envidia es un sentimiento maligno y dañino para quien la padece, porque es contraria al amor y a las enseñanzas de Jesucristo. En Job 5:2, se nos enseña además que al codicioso lo “consume” la envidia; la palabra “consumir” (en hebreo) personifica a un bicho que va devorando todas sus partes hasta matarle todo en su ser. Para evitar ser como el Roble y no dejarse consumir por la envidia, es sensato [1] reconocer qué dones le ha entregado Dios, [2] ponerlos al servicio de los demás y [3] que sirvan para exponer a Cristo.

Pregunta clave: ¿Estoy sirviendo diligentemente para bendecir a otros, en mi iglesia, en mi trabajo, en mi hogar? 

Gonzalo Arbeláez O.

Leave a Comment