EL MUNDO EN MI CASA

mayo 25, 2018

Idólatras, ¿no saben que la amistad con el mundo es hostilidad contra Dios? Por tanto, quien decide ser amigo del mundo se hace enemigo de Dios. Santiago 4:4 [NBE]

Un cristiano había encargado una televisión para que se la llevaran a su casa. Cuando la camioneta se detuvo frente a su casa, vio el anuncio publicitario en un costado del vehículo: “La televisión trae el mundo a su casa”. Con eso ya no fue necesario nada más. Desde la puerta de su casa mandó devolver el aparato a la tienda, diciendo: “no quiero al mundo en mi casa”[1]

¿Y QUÉ TAL TÚ?

¿Ha metido al mundo en su casa? Aunque la televisión por sí misma no es mala, si nos corresponde evaluar qué podemos y debemos ver y qué no. Hay programas en la televisión que enseñan de historia, de cocina, de geografía, cultura general, filosofía, política, religión, etc. Pero también hay programas que permiten que el mundo se meta en los hogares, porque hay programas que enseñan todos los tipos de vejámenes del mundo. ¿Es mala la televisión? ¿O es malo el ojo?  Cada uno podrá evaluar con la Biblia en su corazón, con la ayuda del Espíritu Santo, qué debe ver para ser como Jesús, y que debe ver para ser como un ciudadano del mundo.

[1] MacDonald, William. De día en día: 365 verdades por las cuales vivir, Editorial CLIE, 2009. ProQuest Ebook Central, Día 4 de Octubre.

Leave a Comment