HAMBRE DE DIOS

septiembre 19, 2017

El sabio tiene hambre de conocimiento, mientras que el necio se alimenta de basura. Proverbios 15:14

Una persona enferma pierde el apetito y eso es un grave síntoma de su condición de salud.

Un muerto, no come porque no puede hacerlo y obviamente no necesita hacerlo, porque su cuerpo ya no requiere alimentos y por estar muerto no los pide o los requiere para sostener su condición de salud para mantenerse vivo.

¿Puede un muerto espiritual, tener hambre espiritual? No, por supuesto. Y un síntoma de que se está enfermando espiritualmente es su pérdida de apetito por los alimentos espirituales que le ofrece Dios.

Pues los síntomas de una salud espiritual pobre o enferma es la apatía por leer La Biblia, congregarse para hablar de Cristo, desobedecer La Palabra de Dios, no querer usar los dones espirituales en su Iglesia o comunidad, en fin, no tener apetito por alimentarse de Jesucristo, el Pan de Vida.

¿Cómo está tu apetito espiritual de Dios? ¿Hoy ya te alimentaste de Jesucristo?

Leave a Comment