SER COMO JESÚS

mayo 29, 2018

Es cuando oramos a Dios que Él puede ayudarnos en nuestra obra y corroborar nuestra resolución. Porque nosotros podemos contestar muchas de nuestras propias oraciones. Un invierno muy frío, un campesino oró en el culto de familia a Dios, que cuidara que su vecino no se muriera de hambre. Cuando hubo terminado la oración, su hijo le dijo: «Papá, no creo que había necesidad de molestar a Dios pidiendo esto.» «¿Por qué?», le dijo su padre. «Porque esto lo podemos arreglar nosotros llevándole comida.»[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Supónganse que ven a un hermano o una hermana que no tiene qué comer ni con qué vestirse y uno de ustedes le dice: «Adiós, que tengas un buen día; abrígate mucho y aliméntate bien», pero no le da ni alimento ni ropa. ¿Para qué le sirve? Santiago 2:15-16 [NTV]

REFLEXIÓN

La enseñanza de este cuento es muy sencilla, debemos dar cuando nuestro prójimo lo necesite. ¿Sería correcto que alguien que tiene y puede dar, nos dijera: “voy a orar para que Dios te dé”? Definitivamente, debemos ser como Jesús, dar y ayudar al prójimo y ser cristianos que reflejan a Jesús en sus actos. Debemos erradicar de nuestro ser, las obras de la carne, tales como el desamor, la avaricia, la codicia y el egoísmo y evidenciar el Fruto del Espíritu Santo que ya poseemos, ser dadivosos, amorosos, bondadosos, altruistas, generosos con lo que Dios nos ha dado para servir a otros que aún no lo han podido tener.

[1] El cristiano de rodillas. Autor Anónimo.

Leave a Comment