JAMÁS CORTADOS

junio 14, 2018

VERSÍCULO DE APOYO

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Él corta de mí toda rama que no produce fruto y poda las ramas que sí dan fruto, para que den aún más.  Juan 15:1-2 [NTV]

REFLEXIONEMOS EN SU PALABRA…

Dios no nos cortará y tampoco perderemos la salvación por algún acto pecaminoso que hagamos, si ya Él nos ha salvado, entonces nuestra salvación permanecerá porque el Espíritu del Señor mora en nuestro ser, su eternidad se hace palpable y ya le pertenecemos para siempre. Aquí se hace referencia de “cortar” aquellas ramas falsas, que aparentan ser creyentes, por eso son ellas las que se aferran, más no son tomadas por la Vid, esas ramas falsas, se ligan engañosamente pero sólo para aparentar que pertenecen al árbol, pero en verdad ni siquiera se alimentan de él.

MOMENTO DE…CONFRONTACIÓN

¿Ha nacido de nuevo, pertenece a La Vid, que es Jesús? Entonces seguramente de usted brotarán frutos dignos del Espíritu Santo, que se hacen evidentes con su actuar. Jesús fue enfático y mostró explícitamente su malestar contra la hipocresía y legalismo de los religiosos, pues su comportamiento es igual que ramas postizas, pues afirmaban saber de Dios, pero no le conocían. En cambio, a un hijo de Dios, se le nota Cristo, se le nota el Fruto de Su Espíritu Santo, se le nota el Amor de Dios.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

Leave a Comment