JESÚS EN LA ESTACIÓN

marzo 20, 2017

Después llegaron también las otras. “¡Señor! ¡Señor! —suplicaban—. ¡Ábrenos la puerta!” “¡No, no las conozco!”, respondió él. Mateo 25:11-12

Se celebraba una reunión familiar muy importante en la casa de los González y todos estaban muy ocupados en los preparativos. En una hora llegaba el señor Alfonso el encargado de dirigir la ceremonia y había que ir por él a la Terminal de Transportes. ¿A quién mandar? Decidieron que fuera Luis, al cual le dijeron:

-Vaya usted y recoja al señor Alfonso

A lo que respondió el muchacho:

-Pero si yo no conozco a ese señor

Entonces le describieron las características del señor Alfonso.

– Él es alto, delgado, tiene setenta años, su pelo es blanco y tiene un lunar en la frente, llega en un bus a las dos de la tarde.

Luis apuntó en un papel las señales y se fue a recibirlo. Llegó a la hora señalada y se quedó atento a que se bajaran del bus los respectivos pasajeros. Primero se bajó un señor de baja estatura y joven, a lo cual el muchacho se dijo: “Este no es” Después de un rato se bajó un señor alto, de cabello rubio, de aproximadamente setenta años, obeso y sin el lunar, el muchacho se dijo: “Este no es” Después se bajó un señor alto, canoso, delgado, y tenía un lunar en la frente, Luis corrió, se le acercó y le dijo:

-Señor, señor, Don Alfonso, vengo por usted para llevarlo a la reunión de los González.

El señor Alfonso se quedó mirándole y le dijo:

-Hola, ¿Cómo sabes que soy yo?

Luis le mostró el papel y le dijo:

-Me dieron estas señales y las he obedecido tal cual como están escritas…por eso sé que usted es el señor Alfonso.

Reflexión:

¿Podrías distinguir a Jesús si tuvieras que ir a la estación por Él? La Biblia no describe ninguna característica específica sobre los rasgos físicos de Jesús, no hacen una descripción específica sobre si era rubio, de ojos azules, alto, fornido, esbelto o el color de su piel. Los detalles que aparecen en La Biblia nos hablan de su carácter, de su Persona. Por lo tanto la única manera de reconocer al Señor, es a través del estudio minucioso de La Palabra, y es por medio de ella que podemos establecer un conocimiento más allá de lo físico, pasamos a conocer su esencia desde lo espiritual.

Cuando conocemos a alguien podemos afirmar cómo piensa, cómo reacciona ante ciertas circunstancias y cómo es su carácter; así  su cuerpo cambiara posiblemente podríamos reconocer su identidad y distinguir si es la persona o no. De igual manera debe suceder con Jesús, así no le podamos ver, si intimamos con Él debemos distinguir de Él cómo piensa, cómo reacciona ante ciertas circunstancias y cómo es su carácter.

¿Cómo conocer a Jesús?

(i) Lea La Biblia, para aprender cuál es Su carácter, cómo reacciona ante las circunstancias, cómo piensa de nosotros, qué siente por nosotros, cuál es Su Voluntad.

(ii) Hablé con Él, comuníquele sus sentimientos, sus anhelos, sus temores, su dolor, su culpa, su malestar, dese tiempo para escuchar Su Voz en su corazón y entienda cómo Él le habla y se comunica con usted.

(iii) Camine con Él, es decir, permítale a Cristo hacer parte integral en su vida en todas sus actividades, permítale que Él se haga parte constante de todo lo que hace, para poder reconocerlo por medio de su guía, de Su Mano interventora en acciones complicadas, para poder ver Su acción en su vida.

Leave a Comment