LA CARRERA DE ERIC LIDDELL

abril 28, 2018

Se cuenta de Eric Liddell, quien ganó la carrera de cuatrocientos metros en los juegos olímpicos celebrados en París, que cuando supo que su carrera iba a correrse en el día del Señor rehusó competir, diciendo: “Me opongo a los deportes en domingo”, y así se eliminaba a sí mismo. La prensa deportiva de Europa lo criticó, y recibió el escarnio y la crítica de todas partes, aun de los periódicos de su propio país. Pero la actitud de tan notable atleta tuvo efecto y la carrera se corrió días después, entre semana. Él dice: “Recuerdo que cuando me disponía yo a correr en las pruebas finales, el instructor me dio una notita. La abrí y leí las palabras: ‘Yo honraré a los que me honran.’ Esta fue la promesa de Dios. El me ayudó y yo gané.” Y el público que lo había condenado cambió su opinión y le dio un gran aplauso.[1]

VERSÍCULO DE APOYO

[Dice el Señor] «Yo honraré a los que me honran» 1 Samuel 2:30 [NTV]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Honras tu palabra, honras al Señor? Honrado es aquel que cumple totalmente aquello que dice, aquello que promete, aquello que dice seguir. Cuando obedecemos lo que Jesucristo nos ordena en Su Palabra, entonces le honramos, por lo tanto, el Señor también cumple lo que afirma. Dios honra a los que le honran, es una ley de Dios que se cumple plenamente en su totalidad. Debemos entonces conocer la Palabra de Dios, para saber cuándo y cómo debemos honrarle y ser dignos testimonio como cristianos.

[1] 500 ilustraciones. Alfredo Lerín. Honrando el día del Señor. Ilustración 193.

Leave a Comment