LA CITA CON LA MUERTE

junio 2, 2018

El discípulo de un Sufi de Bagdad estaba un día sentado en un rincón de una posada, cuando oyó hablar a dos personajes. Por lo que decían, se dio cuenta de que uno de ellos era el Ángel de la Muerte.

“Tengo varias visitas que hacer en esta ciudad durante las próximas tres semanas”, le decía el Ángel a su compañero.

Aterrorizado, el discípulo se escondió hasta que ambos hubieron partido. Entonces, usando su inteligencia para resolver el problema de cómo frustrar una posible visita de la Muerte, decidió que si se mantenía alejado de Bagdad, no sería alcanzado. Sólo hubo un corto paso entre este razonamiento y alquilar el caballo más veloz disponible y espolearlo día y noche en dirección a la lejana ciudad de Samarcanda.

Mientras tanto La Muerte se encontró con el maestro Sufí y hablaron sobre diversas personas. “¿Y dónde está tu discípulo tal y tal?” preguntó La Muerte.

“Debe de estar en algún lugar de esta ciudad, empleando su tiempo en contemplación, quizá en una posada”, dijo el maestro.

“¡Qué extraño!, dijo el Ángel, “pues se halla en mi lista. Sí, aquí está: Tengo que recogerlo dentro de cuatro semanas, nada menos que en Samarcanda.[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Todos los seres humanos morirán una sola vez y después vendrá el juicio. Hebreos 9:27 [PDT]

REFLEXIÓN

¿Está preparado para la cita ineludible con la muerte? Muchas personas utilizan el escapismo para no hablar de ese tema porque le temen, pero aun cuando deseen esconderse, esa cita siempre está en la agenda de nuestra vida y debemos cumplirla queramos o no. Por lo tanto, la pregunta que se debe plantear toda persona es, ¿qué ha pensado seriamente sobre la cita ineludible con la muerte? ¿qué cree que sucederá cinco segundos después de cerrar sus ojos y pasar a la eternidad?

Como cristianos, estamos confiados y seguros que cinco segundos después, estaremos de frente, cara a cara con el Señor Jesús y estaremos llenos de gozo de encontrarnos con Dios, para verlo, sentirlo y poder expresarle nuestro amor por Él, que lo significa todo y podremos decir como el rey David, lleno de gozo:

Porque soy recto, te veré; cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho.  Salmo 17:15 [NTV]

[1] El cuento y la fuente es tomado de: https://webs.ucm.es/info/especulo/numero41/gestomu.html

Idris Shah (Tales of Dervishes, 1967), Cuentos de los derviches, trad. A.H.D. Halka, Barcelona, Paidós Ibérica, 1981, pág. 203.

En el s. XIII, el poeta persa, filósofo y místico sufí, Yalal Al-Din Rumi († 1273) también conocido como Mevlana Celaleddin-i Rumi, fundador de la orden de los derviches mawlawíes, es autor de uno de los textos musulmanes más importantes, Masnavi-I Ma’navi (“Al-Matnawi”), vasto poema -24.000 dísticos- en persa considerado un comentario de El Corán, aunque realmente es un complejo tratado sobre el sufismo, en el que conviven efusiones líricas, preceptos y reglas de vida espiritual, interpretaciones místicas de versículos coránicos, relatos, apólogos y parábolas, etc. Uno de estos apólogos es la tercera versión conocida de “El gesto de la Muerte”

 

Leave a Comment