LA CONQUISTA DEL EVEREST

septiembre 16, 2016

Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Mateo 24:13

Una de las muchas expediciones que se hicieron al monte Everest, en la cordillera del Himalaya, antes de su conquista en mayo de 1953, por un equipo de alpinistas ingleses, fracasó. Algunos murieron en el intento. De vuelta a Londres, el jefe de la expedición explicaba los problemas y las experiencias vividas. Detrás del estrado desde el que hablaba habían instalado una gran fotografía mural del famoso monte. El orador concluyó su explicación diciendo: “Los montes llegan a tener un tamaño y medida y ya no pueden crecer más, pero los hombres sí que podemos crecer y por esta razón estoy convencido de que el hombre vencerá el monte Everest”

Y así sucedió. El 29 de Mayo de 1953 dos escaladores, Tenzing Norgay y Edmund Hillary, de 39 y 34 años respectivamente, lograban subir a la cima del mundo, el monte Everest de 8,848 metros. Habían pasado 31 años desde el primer intento en 1922.

Adoptado del libro 502 Ilustraciones de José Luis Martínez. Cuento 88.

No somos salvos porque perseveremos, perseveramos porque somos salvos. Nuestro caminar con Dios se respalda en una fe que Él nos ha instalado en nuestro ser por medio del Espíritu Santo y por ello es que podemos seguir caminando tras las huellas de nuestro Señor Y Salvador Jesucristo. Por ello confiamos en sus palabras y creemos que Él nos dará la Victoria en todo, así las circunstancias aparentemente demuestren lo contrario. Yo creo en tus palabras, mi Señor, yo creo en ti.

No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa. Isaías 41:10

Leave a Comment