LA DISCIPLINA DE DIOS

octubre 6, 2017

Porque el señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Hebreos 12:6

Entender que la disciplina proviene de una mano generosa, nos cambia la manera de ver todas las cosas que nos ocurren en nuestra vida y por supuesto lo que motiva a Dios en su disciplina hacia nosotros.

Dios nos disciplina cuando intentamos hacernos daño (violar sus Mandamientos), y nos azota cuando insistimos en hacernos daño (recaemos una y otea vez en el mismo pecado) Eso no significa que nos castiga por necios, sino que nos disciplina para que dejemos de ser necios.

La disciplina es fundamental para formar nuestro carácter y por ello se requiere de ejercicios habituales.

El castigo es la acción correctiva cuando la persona no desea aceptar o hacer los ejercicios.

Disciplina o castigo, si viene de mi Padre, es dada con amor.

Todo lo que recibimos de Dios es amor. Dios no nos cambia para amarnos, porque nos ama nos quiere cambiar.

Leave a Comment