LA GRAN FORMULA

agosto 31, 2016

Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor. Romanos 6:23

Un médico curó a un indostano de una severa enfermedad; y cuando lo envió del hospital a su casa le dio una Biblia. Tres años más tarde el misionero visitó la aldea en que vivía aquel que había estado enfermo, y encontró a todos los habitantes adorando al verdadero Dios. Aquella Biblia había sido la única, pero mejor instructora que habían tenido.

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 194.

En el Comentario Bíblico de William MacDonald, escribe: “Cualquiera que tenga a Cristo tiene la respuesta a la más profunda necesidad del mundo. Tiene la curación a la enfermedad del pecado, la manera de escapar a los horrores eternos del infierno, y la garantía de la dicha eterna con Dios”

La gran enfermedad del hombre, es el pecado y lamentablemente no existe ninguna cura humana que pueda contrarrestarlo o eliminarlo. Lo único que le permite al hombre ser salvado del pecado y sus respectivas consecuencias letales, es recibir a Jesucristo en su vida.

¿Quiere ser salvado de ese mal tan letal (pecado)? Entonces acepte y reciba en su ser al Señor y Salvador Jesús, reconozca que ha pecado y es pecador ante Dios y pida perdón por ello sinceramente. De esa manera nunca podrá morir por casusa del pecado, sino que vivirá para siempre y tendrá vida eterna con Él. Jesús es la cura a sus males.

 

Leave a Comment