LA MANO DEL ARTISTA

junio 15, 2016

Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento despliega la destreza de sus manos. Salmo 19:1

Un europeo incrédulo viajaba por África, y una madrugada encontró a uno de los guías de la caravana abismado en la oración. Le preguntó con cierta ironía:

—¿Y cómo sabes tú que realmente existe Dios?

El árabe le dio esta magnífica respuesta:

—Mirando la arena del Sahara descubro, por las huellas, si un hombre o una fiera pasó por ahí. De la misma manera, si veo el mundo, por las huellas que en él descubro adquiero la certeza de que por allí pasó Dios.” —A. Espinoza.

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 405.

La mano del artista se puede palpar en sus obras, por ello identifican la autenticidad de una obra de arte debido a que él ha dejado plasmado su “ADN” artístico. Igual sucede con Dios, toda su obra son huellas de Su Mano creadora que no se puede negar u otorgar a la aleatoriedad del universo. Dios ha creado y Dios ha dejado su firma en toda su Creación.

Cuando aceptamos que hemos sido creados por Dios, nos rendimos a Su Voluntad y aceptamos con humildad que le pertenecemos, así aceptamos Su Señorío y su Salvación por medio de Jesucristo.

Leave a Comment