LA MISIÓN

noviembre 26, 2015

Pregunté a un estudiante qué era lo que más deseaba tener en la vida, y me contestó: “Libros, salud y quietud.” Hice la misma pregunta a un usurero prestamista y me dijo: “Dinero, dinero y más dinero.” A un pobre que encontré le dirigí la misma pregunta, y sin vacilar me dijo: “Pan, pan, pan.” Un beodo que iba por la acera donde yo caminaba, al hacerle yo esta pregunta, me dijo: “Un poco más de aguardiente” Luego, dirigiendo mi vista hacia donde estaba una multitud, les pregunté lo mismo, y me contestaron todos: “Riqueza, fama, placeres” Un tanto desilusionado, porque no me satisfacía ninguna contestación, pregunté a un anciano que tenía fama de muy bueno, qué era lo que más ambicionaba en la vida, y éste contestó con toda calma y dulzura: “Primeramente deseo encontrar a Cristo; en segundo lugar, parecerme a Cristo, y en tercer lugar, ser como Cristo”

Versículo para tener en cuenta:

Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo –Jesucristo– Romanos 8:29

Punto de Reflexión:

La misión de nuestra vida no es conseguir cosas, esa es una falacia que nos han inculcado en el mundo. Nuestra misión (como hijos de Dios) es ser como Jesucristo, en lo posible esa es nuestra mayor tarea. Cuando entendemos esa misión, todo encaja perfectamente en nuestra vida: lo bueno y lo malo, lo agradable y lo desagradable, porque todo gira en torno a ser como Él. Y entonces ya no decimos: ¿Por qué a mí?, sino, ¿Para qué me sirve esto Señor?

¿Y qué tal tú?

¿Por qué o para qué?: ¿Cuál es tu pregunta al Señor?

Etiquetas:

Leave a Comment