LA MUJER QUE NO SALTÓ A TIEMPO

diciembre 28, 2017

Durante la catástrofe del hundimiento del buque London, una señorita fue instada a tomar su lugar en un bote salvavidas, arrojándose, como todos los pasajeros, desde la cubierta del buque a punto de hundirse. La muchacha miró el mar tempestuoso y la distancia que separaba el bote del buque y titubeó.

-Salta ya – gritaron desde el bote -tenemos que partir. ¡Salta o será demasiado tarde! Otra vez miró abajo, pero tuvo temor. Al ver que el buque se hundía, los hombres empezaron a remar para alejarse.

-¡Volved!, ¡Volved! – gritó la mujer al ver el peligro, pero ya no era posible sin exponer a todos los náufragos del bote, a una muerte cierta.

Así quedo ella abandonada en medio de su desesperación, hasta que el buque se hundió.

VERSÍCULO DE APOYO

¡Así que ustedes también deben estar alerta!, porque no saben qué día vendrá su Señor. Mateo 24:42 [NTV]

REFLEXIÓN

Procrastinar es el mal hábito de estar aplazando las tareas y las decisiones. Pero la manera de procrastinar más grave y errática, es la de prorrogar la decisión de aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador. Quien procrastina, en realidad posee una ardua lucha con el tener que dejar algo para seguir fielmente a Cristo y por ello construye la posibilidad remota que algún día dejará aquello que le impide seguir al Señor, infortunadamente le apuesta a sus posibilidades y no cuenta con las probabilidades del Señor[1]

Valor a aplicar:  La obediencia a La Palabra del Señor, lo que indica una plena fe y sincera confianza en Cristo.

Anti Valor: Procrastinar la decisión de entregar su vida al Señor, creyendo que siempre habrá un momento para hacerlo más adelante.

 

[1] Posible: significa que puede pasar, que puede ser posible. Probable: significa que es probable que ocurra, es decir, que se puede probar.

Leave a Comment