LA SEÑORA CHISMOSA

abril 19, 2017

11 Amados hermanos, no hablen mal los unos de los otros. 12 Entonces, ¿qué derecho tienes tú para juzgar a tu prójimo? Santiago 4:11,12

A una mujer que se confesaba frecuentemente de hablar mal de los demás, un hombre virtuoso le preguntó:

“¿Te sucede con frecuencia hablar mal del prójimo?”

“Muy a menudo, le respondió la mujer”

“Hijita, vuestra falta es grande. Es necesario que hagas penitencia. He aquí lo que harás: coge una gallina, desplumándola, coge todas las plumas y métete en el bosque y cuando el viento sople, lanza todas las plumas al aire, después busca todas las plumas y ya encontradas, mételas respectivamente en cada lugar de la gallina”

“Pero es imposible” rebatió la mujer,

“También yo lo sé”, concluyó el hombre, “pero he querido hacerte comprender que si no puedes recoger las plumas de la gallina y meterlas en el lugar correspondiente, ¿cómo podrás reparar todas las calumnias levantadas y dichas a mucha gente, y en perjuicio de tu prójimo?[1]

REFLEXIÓN

Este cuento nos ayuda a distinguir el pecado del rumor o del chisme, el cual no es otra cosa que difama de alguien sin tener en cuenta las graves consecuencias que ello despliega y que tristemente no tienen solución, pues una vez hecha la maldad su pecado es mortal, no hay vuelta.

Antes de escuchar algo, lo primero que debemos hacer es solicitar que la persona que no se halla presente, pueda escuchar lo que se va a hablar de ella, con el fin de que pueda aprender algo, en caso que sea una verdad o con el fin de que se pueda defender, en caso que sea una calumnia.

Si de todos modos escuchamos sin que la persona esté presente, entonces es nuestro deber informarle a quien nos da la información que se lo hará saber a la persona, si lo permite, seguramente es verdad, si no lo permite, entonces es un testigo falso.

No deje que el chisme contamine su corazón ni permita que haga daño, porque quiera o no, el pecado del chisme trae consigo, como todos los pecados, muerte.

 

[1] Tomado y adaptado del libro: La Moral del Cuento. Autor: Laura Vagliasindi

 

Leave a Comment