LÁMPARAS ENCENDIDAS

mayo 8, 2018

Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. Mateo 5:15 [NTV]

Supóngase que voy a arreglar mi casa, que pido al almacén tres cajas de velas, y digo: “Quiero tener mi casa muy bien iluminada y voy a mandar estas velas a la despensa y no voy a encenderlas nunca.” ¿Para qué sirven las velas si no es para encenderlas y que den luz? Así Cristo les mandó a sus discípulos que no pusieran sus luces debajo de un almud, sino que las pusieran en el sitio en que pudieran alumbrar más. Henry Ward Beecher[1]

¿Y QUÉ TAL TÚ?

¿Estás siendo útil – tal cual lámpara – para que la Luz del Señor llegue a aquellos que andan en tinieblas? Al haber recibido a Cristo en nuestro ser, entonces Su Luz se debe reflejar para iluminar a aquellos que andan en tinieblas y así puedan encontrarle y seguirle. Debemos ser como lámparas encendidas llenos del Espíritu Santo, para que cuando hablemos y actuemos, se refleje la Luz de Jesús, y los demás puedan ver el Camino que Él invita a seguir.

[1] 500 ilustraciones. Alfredo Lerín. Alumbremos. Ilustración 200.

Leave a Comment