LAS MOSCAS Y LA MIEL

diciembre 29, 2016

Prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos del pecado y de la corrupción porque uno es esclavo de aquello que lo controla. 2 Pedro 2:19

De un panal se derramó su deliciosa miel, y las moscas acudieron ansiosas a devorarla. Y era tan dulce que no podían dejarla. Pero sus patas se fueron prendiendo en la miel y no pudieron alzar el vuelo de nuevo. Ya a punto de ahogarse en su tesoro, exclamaron: ¡Qué desgraciadas somos, por quererlo tomar todo en un instante de placer…moriremos!

Fábula de Esopo.

Esta fábula de Esopo nos enseña que hay cosas que no se deben probar sin una previa evaluación de las consecuencias que pueden generar. Muchos de los vicios en los que la gente está atrapada no informan sobre los desastres que causan a las personas por su uso continuo, tampoco informan que generan adicción y daños irreparables en el campo físico, emocional, sentimental y relacional. Tal cual como las moscas, empieza con una prueba sencilla que abre puertas que las personas no son capaces de cerrar y quedan atrapadas en esa “miel” que les lleva a la muerte lenta pero segura.

Nadie sabe, hasta que lo comprueba, de la disposición de su organismo a cosas que le pueden generar adicción. Antes de abrir una puerta, evalúe con La Palabra de Dios, si eso que va abrir por primera vez, es aprobado o negado por Dios. Obedezca los mandamientos de Dios y será libre, desobedézcalos y quedará esclavizado por el pecado.  

 

 

 

Leave a Comment