LAS TRES REJAS

abril 20, 2016

VERSÍCULO DE APOYO

Amados hermanos, no hablen mal los unos de los otros. Si se critican y se juzgan entre ustedes, entonces critican y juzgan la ley de Dios. Santiago 4:11 

UN CUENTO

Un joven discípulo llega a casa de su maestro, un filósofo sabio, y le dice:

Oye maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…

Espera – lo interrumpe el filósofo- ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

¿Las tres rejas? – pregunta el discípulo.

Sí, le contesta el maestro. La primera es la VERDAD ¿Estás seguro que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

No, lo oí comentar a unos vecinos.

Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, le preguntó el maestro: La BONDAD. ¿Eso que deseas decirme es bueno o tiene algún beneficio para alguna persona?

No en realidad no. Al contrario, responde el discípulo.

Ah vaya. La última reja es la NECESIDAD, dijo el maestro. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

A decir verdad, no maestro.

Entonces dijo el sabio maestro, sonriendo, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido, que allí no perturba, ni molesta a nadie.

REFLEXIÓN

Antes de hablar o escuchar algo de alguien evalúe si ello “pasa” por las TRES REJAS, sino es así evite escuchar porque puede pecar. La versión contraria de las Tres Rejas es que en lugar de la verdad acepta la mentira, en lugar de la bondad prefiere la maldad, y ello no está alineado con la Palabra de Dios (es por lo tanto innecesario) y de ese modo se actúa impíamente, es decir, fuera del Propósito de Dios. Tres pecados en uno: Mentira, Maldad e Impiedad.

Leave a Comment