MALAS COMPAÑÍAS

octubre 29, 2015

Quería el labrador coger ciertas grullas, para lo cual tendió sus redes en el campo, pero habiendo caído en ellas una cigüeña, ésta le decía que la soltase, porque era inofensiva y no causaba daños como las otras aves.

—No quiero, dijo el labrador riéndose, —porque tú ibas en compañía de las grullas, que ocasionan graves perjuicios a los campos, y por lo mismo, ya que te juntabas con los malos, sufre la muerte con ellos.

Versículo para tener en cuenta:

Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos, ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones. Salmo 1:1

Uno debe determinar con quién anda de acuerdo a sus principios de vida. Los cristianos hemos escogido como principio de vida a Cristo, su verdad es nuestro fundamento. Es difícil entablar una correcta, sana y duradera relación con alguien que no tiene tu mismo principio: Cristo. No es cuestión de apartarse de ellos, pero tampoco es hacer comunión con ellos, porque si es así, te pasará lo de la cigüeña, te confundirán y te juzgarán acorde a tus amistades y obviamente tus comportamientos.

¿Y qué tal tú?

¿Puedes entonces andar con alguien que no quiere ser como Cristo y no quiere aceptar su verdad?

 

Etiquetas:

Leave a Comment