MUÉSTRAME TU PECADO

febrero 28, 2016

Versículo para tener en cuenta: [Jesús] Entonces le dijo al hombre: «Extiende la mano». Así que el hombre la extendió, ¡y la mano quedó restaurada! Marcos 3:5

Punto de Reflexión: Cuando le habla a Dios de sus pecados, ¿se los menciona de tal manera que se refiere a ellos tal cual como se llaman? Por ejemplo: Señor Jesús, perdóname por mi pecado, el que cometí ayer. O le dice, más bien: Señor Jesús, perdóname porque ayer mentí, perdóname porque ayer codicié, perdóname porque ayer robé, perdóname porque ayer fui orgulloso.

El hombre al que Jesús le dice: «Extiende la mano», tenía dos opciones: La primera opción era extender la mano dañada para que le fuera restaurada o la otra opción: (ii) ocultarla y mostrar la mano buena, para no tener que exponer su mano enferma:

  • Por vergüenza: “Qué pena tener que mostrar mi mano enferma delante de Él, no lo haré, me avergüenza que sepan que soy pecador, prefiero pasar por integro”
  • Por orgullo: “Si muestro mi mano enferma, conocerán mis debilidades y perderé prestigio y poder”
  • Por incredulidad: “No creo que pueda restaurármela, y al final quedaré expuesto y sin sanación”
  • Por beneficio: “Si restaura mi mano perderé mis privilegios, limosnas, pensiones, ayudas, dinero…es que me agrada más el pecar, que seguir fielmente a Cristo”

 

Oremos: Señor Jesús, necesito desarraigar de mi ser toda adicción, todo mal hábito, vicio, y pecado que no me permita seguirte fiel y obedientemente, desarraiga totalmente de mi ser las excusas como la vergüenza, el orgullo, la incredulidad y el amor al pecado, para poder seguirte conforme a Tu Palabra.

Etiquetas:

Leave a Comment