NO SALTÓ A TIEMPO

octubre 30, 2017

—Sí, ven —dijo Jesús. Entonces Pedro se bajó por el costado de la barca y caminó sobre el agua hacia Jesús. Mateo 14:29

UN CUENTO 

Durante la catástrofe del hundimiento del buque London, una señorita fue instada a tomar su lugar en un bote salvavidas, arrojándose, como todos los pasajeros, desde la cubierta del buque a punto de hundirse. La muchacha miró el mar tempestuoso y la distancia que separaba el bote del buque y titubeó.

  • Salta ya – gritaron desde el bote -tenemos que partir. ¡Salta o será demasiado tarde! Otra vez miró abajo, pero tuvo temor. Al ver que el buque se hundía, los hombres empezaron a remar para alejarse.
  • ¡Volved!, ¡Volved! – gritó la mujer al ver el peligro, pero ya no era posible sin exponer a todos los náufragos del bote, a una muerte cierta.

Así quedo ella abandonada en medio de su desesperación, hasta que el buque se hundió.

Samuel Vila

REFLEXIÓN

Esta historia de la mujer que no quiso saltar a tiempo, es útil para todos. Para los incrédulos que se la pasan postergando la decisión de aceptar a Jesús, siempre dando excusas y creyendo que habrá un mañana cuando podrán hacerlo, pero llega la muerte intempestiva y por no aceptar a tiempo a Jesús, se pierden eternamente; pero también para los creyentes que se la pasan postergando su decisión de cortar con un pecado o vicio. ¿Hasta cuándo crees que puedes postergar tu decisión? Jesucristo, como aquellos hombres que le dicen a la mujer “salta”, también te dice hoy a ti: “salta, toma mi Mano y sé salvo”

¿Cuándo darás el salto para recibir la salvación de Jesucristo?

Es irónico, pero muchas personas se pierden, porque su barco: aquello que les da seguridad, se hundirá: su trabajo, su salud, sus amigos, su religión.

Solamente Jesucristo te puede salvar, dale tu mano…CONFÍA y CREE EN ÉL.

 

Leave a Comment