NOSOTROS LIBROS ABIERTOS

abril 3, 2018

Una mujer china que acababa de aprender a leer, oró, diciendo: “Señor, vamos a trabajar entre muchas personas que no saben leer. Señor, haz que nuestras vidas sean Biblias abiertas, para que aquellos que no pueden leer el Libro, puedan leerlo en nosotros.” — Una mujer china que acababa de aprender a leer, oró, diciendo: “Señor, vamos a trabajar entre muchas personas que no saben leer. Señor, haz que nuestras vidas sean Biblias abiertas, para que aquellos que no pueden leer el Libro, puedan leerlo en nosotros.”[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad. 3 Juan 1:3 [RV60]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Soy y doy un testimonio vivo, real y sincero de Jesús? Las personas deben “leer” a Cristo por nuestros actos cotidianos, los demás deberían “ver”, “sentir”, “conocer” y “reconocer” a Jesucristo en nuestra vida y en nuestro ser, si no es así, por más que alguien sea versado y conocedor de La Biblia, por más que sea el mayor religioso del cristianismo, si sus actos no revelan al Señor Jesús, no será un buen testimonio de Cristo.

El cuento nos enseña que los demás nos deben “leer” como libros abiertos, es la Biblia que vive y nos transforma como Cristo, para que se acerquen con entusiasmo para saber qué es lo que reina en nuestro corazón y de esa manera podamos decir: Cristo vive en mí.

 

[1] 500 ilustraciones. Alfredo Lerín. Nosotros: libros abiertos. Ilustración 39.

Leave a Comment