PAGO DE LAS DEUDAS

octubre 20, 2015

Al llegar a una ciudad cierto noble que andaba viajando, mandó fijar el siguiente anuncio: “Pagaré las deudas de cualquiera que venga a verme mañana entre las ocho y las doce de la mañana.” Dieron las once del día sin que nadie hubiese acudido; poco tiempo después fue llegando un pobre hombre que con mucha timidez y como con vergüenza le dijo: —Señor, ¿es cierto que usted ha prometido pagar las deudas de cualquier persona que venga a verle?

—Sí, efectivamente así es. ¿Cuánto debe usted? El hombre dijo cuánto era y el caballero extendió un cheque por valor de la cantidad que debía, y le mandó que se sentase hasta que dieran las doce. Media hora más tarde llegó otro y fue tratado de la misma manera. Al dar las doce el noble despachó a los dos. Al salir a la calle se hallaron con muchos, dispuestos a burlarse de ellos por haber sido tan crédulos y haberse dejado engañar, según ellos creían; pero grande fue su sorpresa al ver los cheques que tenían en la mano. Entonces corrieron a la puerta de la casa; mas ¡ay! ya era tarde, ya había pasado la hora y la puerta estaba cerrada. Tuvieron que volverse entristecidos por no haber creído.

Versículo para tener en cuenta:

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones. Hebreos 3:15

Punto de Reflexión:

Muchas personas se quedarán sin su obsequio de vida eterna, porque (i) aplazan su decisión, (ii) no quieren creerle a Cristo, (iii) prefieren creerle a lo que el mundo les enseña. La decisión de aceptar y seguir a Cristo, es una cuestión sumamente importante y define con quién pasará el resto de su vida y lo qué estará haciendo.

¿Y qué tal tú?

¿Ha tomado la correcta y efectiva decisión de aceptar y seguir a Cristo?

Etiquetas:

Leave a Comment