¿POR QUÉ NO VINISTE ANTES?

junio 22, 2016

¿Pero cómo pueden ellos invocarlo para que los salve si no creen en él? ¿Y cómo pueden creer en él si nunca han oído de él? ¿Y cómo pueden oír de él a menos que alguien se lo diga? ¿Y cómo irá alguien a contarles sin ser enviado? Por eso, las Escrituras dicen: « ¡Qué hermosos son los pies de los mensajeros que traen buenas noticias!» Romanos 10:14-15

En las memorias de Hudson Taylor, primer misionero que fue a China, se cuenta el incidente que sigue: Al fin de un culto de predicación del evangelio, se levantó un chino principal y puesto de pie dijo con voz triste:

“Durante años y más años he buscado la verdad, como toda su larga vida mi pobre padre la buscó sin descanso. He viajado mucho, mucho, y he leído todos los libros de Confucio, de Buda, de Taos, y no he logrado hallar descanso. Y hoy, por lo que acabo de oír, siento que, al fin, mi espíritu puede descansar. Desde esta noche yo soy un seguidor de Cristo.” Después, dirigiéndose al misionero, con voz solemne le preguntó lo que por años conmovió y seguirá conmoviendo a los que de veras aman a los pecadores perdidos.

— ¿Por cuánto tiempo conocéis las Buenas Nuevas en Inglaterra?

— Por centenares de años -contesta Taylor.

— ¡Cómo!… ¿Es posible? -exclamó el chino—, ¡por centenares de años!… ¿Es posible que hayáis conocido a Jesús el Salvador por tanto tiempo y hasta ahora no nos lo hayáis hecho conocer a nosotros? Mi pobre padre buscó la Verdad por muchos años… y murió sin hallarla. ¡Oh! ¿Por qué no vinisteis más pronto, por qué no vinisteis antes?

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 421.

Necesitamos hablar de la Salvación de Jesús a todos los que no le siguen, porque así como alguien nos habló de Él y nos hizo conocer la Verdad, nosotros debemos hacer lo mismo por obediencia [Mateo 28:19-20] pero sobre todo por amor a Aquel que nos da la vida eterna.

Leave a Comment