PREDICAR EL EVANGELIO

junio 23, 2016

Mi gran aspiración siempre ha sido predicar la Buena Noticia donde nunca antes se ha oído el nombre de Cristo, y no donde otro ya ha comenzado una iglesia. Romanos 15:20

Sofía había orado por doce años para que Dios la hiciese una misionera en tierras extranjeras. Un día el Padre celestial le contestó:

—Sofía, deja de pedir y contesta: ¿Dónde naciste?

—En Alemania, Padre.

—¿Dónde vives?

—En América, Padre.

—¿No eres, pues… una misionera ya? Piensa: ¿Quién vive en el piso de arriba?

—Una familia sueca.

—¿Y quién más arriba?

—Otra familia, pero de italianos.

—¿Y a tu lado?

—Pues otra de suizos,

—¿Y en la casa más próxima?

—Pues algunos chinos…

—¿Y nunca les has ofrecido una palabra hablándoles de mi Hijo? ¿Piensas que voy a enviarte tan lejos a trabajar por amor a los perdidos si los tienes tan cerca y los amas tan poco? —El Faro.

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 422.

Como hijos de Dios debemos predicar el evangelio a todos aquellos que no conocen las Buenas Noticias de que Jesucristo murió por los pecados de cada uno, y nos otorga por gracia la salvación de nuestras almas. ¿A quién le has predicado que no sabe de Cristo? ¿A quién que está a tu lado (vecino, familiar, compañero de trabajo, etc.) le has predicado de Jesús, tu Señor y Salvador?

Leave a Comment