¿QUIÉN SOY?

diciembre 17, 2015

VERSÍCULO DE APOYO

Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Juan 1:12

UN CUENTO

Un orador inició su seminario mostrando al auditorio un billete de 100 dólares. Dirigiéndose a los espectadores, preguntó:

-¿Quién quiere este billete?

Muchas manos se levantaron. Luego dijo:

-Se lo voy a dar a alguno de ustedes, pero primero permítanme hacerle esto…

Cogiéndolo con ambas manos, lo convirtió en una bola, dejándolo todo arrugado. Entonces volvió a preguntar:

-¿Quién lo quiere todavía? -las manos volvieron a subir. Bien, ¿y si le hago esto…?, lo dejó caer al suelo y lo pisoteó. Lo recogió y volvió mostrarlo al auditorio. Y así, todo arrugado y sucio… ¿todavía lo quieren?

Las manos se mantuvieron arriba.

-Amigos, han aprendido una lección muy valiosa: no importa todo lo que le haya hecho al billete, ustedes de cualquier manera lo quieren porque su valor no ha disminuido. Sigue valiendo los mismos 100 dólares.

REFLEXIÓN

Aunque las circunstancias sean difíciles y metafóricamente estamos revolcados, arrugados y sucios, nuestro valor como hijos de Dios no cambia. La perspectiva sana de una persona puede cambiar cuando cree que su valor consiste en lo que tiene y no en lo que es. Erich Fromm dice: “Si soy lo que tengo y lo que tengo lo pierdo, entonces ¿QUIÉN SOY?”
No es por lo que tenga lo que le da valor a su ser, es por lo que ES.

Si has recibido a Cristo en tu corazón, tu condición y valor no dependen de lo que tengas en este mundo sino de lo que eres para Dios…su hijo, y eso nadie te lo puede quitar jamás.

Etiquetas:

Leave a Comment