SALVADOR Y SEÑOR

mayo 23, 2017

¡El Evangelio es realmente una buena noticia! “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)

¡Qué maravilloso resumen del Evangelio! Pero cuidado, aunque Dios amó a todos los hombres sin excepción, cada uno de ellos debe creer y aceptar personalmente el regalo del Hijo de Dios. La Buena Nueva es para todos, tanto para usted como para mí. Pero Dios espera una respuesta personal de cada uno. Jesús dijo al ciego a quien había sanado: “¿Crees tú en el Hijo de Dios?” (Juan 9:35). ¿Cree usted? ¿Ha aceptado a Jesucristo como su Salvador personal, como Aquel a quien necesita, el único por medio del cual puede conocer a Dios como un Padre que le ama? Esto es suficiente para estar seguro del perdón de Dios y disfrutar de sus cuidados paternales.
Pero la buena noticia no se detiene ahí, pues Jesucristo también quiere ser su Maestro, dirigir su vida. Tiene derecho a hacerlo porque es Dios y le redimió al precio de su preciosa sangre (1 Pedro 1:18-19). Le ama demasiado para dejarle hacer su propia voluntad, por ello le abre un camino nuevo y feliz. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Entonces, escuchando lo que él le dice en su Palabra, la Biblia, usted aprenderá a conocerle como su Salvador y Señor.

Tomado de LA BUENA SEMILLA – 19/11/13

Leave a Comment