SEA DILIGENTE NO NEGLIGENTE

julio 19, 2016

Nunca dejen de ser diligentes; antes bien, sirvan al Señor con el fervor que da el Espíritu. Romanos 12:11

Sucedió en México que un equipo de obreros estaba trabajando en el tendido del tramo asignado de la línea del ferrocarril. Estaban lejos de sus respectivos hogares y querían terminar cuanto antes para disfrutar del fin de semana con los suyos. Esto se unió al deseo de la empresa de ahorrar pesos en horas de trabajo y materiales. Para acelerar, pues, y completar cuanto antes la tarea, decidieron no poner todos los pernos en las pletinas que unían los rieles. ¡Qué más da! ¡Una más o una menos no afecta para nada!”, se dijeron entre sí. Y así lo hicieron. “Y, además”, comentaron entre ellos para tranquilizar su conciencia, “cuando se haga la revisión final se pueden poner estos pocos pernos si se ve necesario.” Terminaron y se marcharon. Pero como frecuentemente pasa, nadie se acordó ni notó la falta de aquellos pocos tornillos. Llegó el día de inaugurar aquel tramo de ferrocarril y el ligero tren inaugural hizo el recorrido sin dificultad. La tragedia sucedió cuando el largo y pesado tren de viajeros, con cientos de pasajeros y miles de kilos de carga, pasó a toda velocidad por aquel lugar. Descarriló porque aquellos puntos debilitados no pudieron soportar la enorme presión. La pérdida de vidas y bienes fue cuantiosa y todo por unos pocos pernos que sólo valían unos pocos pesos. James Crane

Adoptado del libro 502 Ilustraciones de José Luis Martínez. Cuento 7.

La negligencia es la falta de cuidado, aplicación y diligencia en lo que se hace, en especial en el cumplimiento de una obligación, es el error o fallo causado por esta falta de atención, aplicación o diligencia en las cosas que se deben hacer. Muchas personas caen en la negligencia al descuidar por pereza o falta de compromiso en los pequeños detalles y al final es descuido en pequeños detalles generan desastres calamitosos.

En nuestra vida espiritual sucede lo mismo, un creyente que descuida su santificación: dejando de orar, leer La Biblia, congregarse, relacionarse con Jesús, muy pronto verá cómo se descarrila su ser y ocasiona daños irreparables en su vida. Pregunta Clave: ¿En qué estoy siendo negligente en mí caminar con Jesucristo?

 

Leave a Comment