SENTENCIADOS POR NECIOS

marzo 17, 2016

Versículo para tener en cuenta: El mandato que te entrego hoy no es demasiado difícil de entender ni está fuera de tu alcance…¡Ahora escucha! En este día, te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre la prosperidad y la calamidad. Deuteronomio 30:11,15

Un Cuento: Uno de los casos más fuertes que han sido registrados es el de George Wilson, sentenciado a la horca en 1829 por el estado de Pennsylvania por hurto de correo y homicidio. Antes que la sentencia fuera puesta en práctica el presidente Andrew Jackson perdonó a George Wilson. El perdón presidencial fue enviado al gobernador de Pennsylvania y luego al encargado de la penitenciaria donde George Wilson estaba en prisión. Allí se le entregó el mensaje al condenado. Pero Wilson sorprendió a todos rechazando el perdón, aunque sabía que eso significaba que la pena de muerte sería llevada a cabo. Los oficiales no sabían qué hacer. No podía simplemente llevar a Wilson a la puerta principal de la prisión y empujarlo para que saliera. El caso terminó en la Suprema Corte de los Estados Unidos. En la decisión final de la corte el Juez Supremo John Marshall dijo: “Un perdón es un pedazo de papel, y su valor depende de la aceptación por la persona implicada. Si el perdón es rechazado, tal perdón no existe” Como resultado George Wilson fue colgado a pesar de haberle sido ofrecido un perdón. Había tomado su decisión.

Tomado del libro: Crea en milagros, pero confíe en Jesús. Autor: Adrián Rogers.

Punto de Reflexión: Muchas personas son como George Wilson, porque rechazan la invitación de Cristo para ser salvos, ello debido a que se niegan a creerle; aunque la salvación está disponible para todos, no todos la toman. George Wilson no tuvo que pensar mucho para decir NO, pues edificó su vida para negarse al perdón, similar sucede con muchas personas que poco a poco construyen la negación de Cristo como Señor de sus vidas, hasta que al final le dicen a Cristo: “No te necesito, no quiero que seas mi Señor, porque no necesito tu salvación”…y se pierden.

Etiquetas:

Leave a Comment