SER TRATADO POR DIOS

junio 1, 2018

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28 [NTV]

En días pasados mi perro Mani, un Beagle muy inquieto, se comió una piedra que ocasionó que al final se le obstruyeron los intestinos y hubo que realizarle una cirugía de alto riesgo para sacarle la piedra. Por tal razón no pudo comer por varios días y al vernos comer se desesperaba, lo único que podíamos darle eran medicinas y mucha agua. Su recuperación fue difícil, pero se recuperó, aunque su vientre quedo una cicatriz de 10 centímetros.

REFLEXIÓN

Esta situación me hizo reflexionar sobre nuestro caminar con el Señor, como sus hijos. Mi perro Mani representa un hijo de Dios, el cual “come” cosas del mundo que le hacen daño y después le obstruyen el sistema espiritual y así pierde la comunión con el Señor. Por eso, Él debe hacer una cirugía en nuestro ser y debemos permanecer en cuidados intensivos, y obviamente quedamos sin muchas cosas que nos agradan o necesitamos, y es por eso que seguramente le reclamamos a Dios:

¿Por qué me has hecho esta “cirugía”, por qué me haces sufrir?

¿Por qué no me das lo que necesito y deseo ardientemente?

Dios no me quiere, porque no me da lo que necesito

¿Por qué está cicatriz?

De esta experiencia:

Aprendí que:

hay cosas que Dios no me dará porque Él sabe que me harán daño.

hay cosas que Dios no me dará porque no estoy preparado para tenerlas y asimilarlas.

si estoy convencidos de la soberanía y del amor de Dios, todo lo que este viviendo, es un tratamiento que Dios me hace y tiene un propósito para mi bien.

si ingiero “piedras”, seré tratado por Dios, y que dicho tratamiento no será de mi agrado, pero confío que será para mi bien.

 

Leave a Comment