SER Y DAR LA LUZ DE JESÚS

marzo 17, 2018

Había una vez, en una ciudad de Oriente, un hombre ciego que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. En determinado momento, se encuentra con un amigo, quien se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:

– ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves…

Entonces, el ciego le responde:

– Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí…- No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

VERSÍCULO DE APOYO

Yo he venido como una luz para brillar en este mundo de oscuridad, a fin de que todos los que pongan su confianza en mí no queden más en la oscuridad. Juan 12:46 [NTV]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Soy luz o soy oscuridad? Como cristianos, nos corresponde ser luz para todas las personas que nos siguen y con quienes nos relacionamos, todos ellos deben ver la Luz del Señor Jesús en nosotros, sino es así, vale la pena reflexionar qué estoy ofreciendo a otros, si soy y doy la luz de Jesús o si soy y doy las sombras del mundo. Guiemos a otros, siendo y dando la Luz del Señor para quienes necesitan salir de las sombras del mundo.

Leave a Comment