SIEMPRE HAY RESULTADOS

junio 19, 2016

Siempre se cosecha lo que se siembra. Gálatas 6:7

Cuando yo era capellán del ejército atendí a un soldado moribundo, al cual yo conocía, y le pregunté si quería enviar a su madre algún mensaje conmigo. Me contestó: “Sí. Por favor dígale que muero con toda felicidad” Le pregunté otra vez si quería algo más, y me dijo: “Sí. Escriba usted, por favor, a mi maestra de la escuela dominical y dígale que muero como cristiano, fiel a Cristo; y que nunca olvidé las buenas enseñanzas que ella me dio.” Yo conocía a esa maestra; y le escribí. Pocas semanas después me contestó: “… ¡Que Dios me perdone! ¡Que Dios me perdone! Pues hace un mes renuncié a mi cargo de maestra de escuela dominical, porque yo pensaba que mi trabajo con esos niños no servía ni valía para nada… e impulsada por mi cobarde corazón y por falta de fe, abandoné a mis alumnos… y ahora recibo la carta de usted en la que me dice que mi enseñanza fue un medio para ganar un alma para Cristo… ¡Estoy decidida a trabajar otra vez en el nombre de Cristo, y le seré fiel hasta el fin de mi vida!

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 417.

A veces el trabajo de evangelización que hacemos no muestra los frutos inmediatamente, a veces ni siquiera los vemos. Más nuestra labor consiste en enseñar, tener paciencia y fe, de que nuestras semillas caerán en tierra fértil de los corazones de la gente y el Espíritu Santo las hará crecer para Su Reino.

Si eres maestro de escuela dominical, si eres líder de grupos entre semana en tu iglesia, no desfallezcas, el Señor te ha pedido que enseñes, ten fe y paciencia, cumple con tu misión abnegadamente para honrar a Dios.

Leave a Comment