SOMOS LA SAL

junio 30, 2018

VERSÍCULO DE APOYO

» Ustedes son la sal de la tierra. Pero ¿para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor. Mateo 5:13 [NTV]

REFLEXIONEMOS EN SU PALABRA…

En la antigüedad, la sal se usaba para conservar los alimentos, pero si estos se dañaban, se podía deducir que por esa sal se habían echado a perder los alimentos, una sal así era descartada y pisoteada, porque no servía para nada ya que no tenía ningún valor.

Al Jesús llamarnos “la sal de la tierra” nos está indicando que somos los encargados de perseverar el evangelio en nuestra sociedad, por ello, somos los llamados a vivir como Jesús, a predicar su evangelio, a servir como Él, sino es así, entonces somos como esa sal que echó a perder los alimentos, una sal que no sirve para nada.

MOMENTO DE…INTERVENIR

¿Y cómo está la sociedad en la que vives? ¿Cómo está tu familia, tu hogar, la empresa en la que trabajas? No podemos seguir siendo una sal que no conserva, si nos llamamos cristianos las personas deben sentir y evidenciar nuestra “sal”, lo cual significa que nuestras acciones sean sazón y conservación para una sociedad que cada día se deteriora más. Recapacitemos e intervengamos directamente en el mundo por medio de ejemplo de nuestra vida evidenciando a Jesús, que nuestras obras dirigidas por el Espíritu Santo hagan que los hombres se interesen por conocer y seguir a Jesús.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

Leave a Comment