TAMERLÁN Y LA HORMIGA

abril 20, 2018

Un día, el rey Tamerlán, se encontraba deprimido por diversas preocupaciones. Estaba meditando, cuando observó una hormiga, que lentamente subía por una pared. Con la ayuda de un pequeño palo, Tamerlán la hizo caer al suelo. Inmediatamente, el insecto volvió a ascender por la pared. El rey volvió a arrojar la hormiga al suelo y aquella nuevamente tomó su rumbo habitual. Con paciencia infinita y varias veces, el rey tiró la hormiga al suelo. ¡Y la hormiga siempre volvió a subir por el mismo sitio de la pared! El rey se maravilló por la perseverancia demostrada por aquel insecto y, recapacitando, se dijo: «La imitaré y venceré»[1]

VERSÍCULO DE APOYO

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; el que ande en el camino de la perfección, éste me servirá. Salmo 101:6 [RV60]

METÁFORA ESPIRITUAL

¿Persevera en la fe de Jesús? Seguir a Jesús es cuestión de perseverar. Porque también tendremos problemas y dificultades, nos sentiremos abandonados, temerosos, con dudas, pero debemos estar confiados en la Roca Eterna: Jesucristo. Tengamos claro lo siguiente, Jesús pone los ojos en aquellos que le son fieles y perseveran en su fe, pero no en aquellos que ante las dificultades le dejan o le cambian. Debemos perseverar con la insistencia de la hormiga, pero la hormiga lo hace instintivamente, nosotros perseveramos porque hemos puesto nuestra confianza en las promesas que el Señor nos ha entregado en Su Palabra.

[1] Tomado de http://co.globedia.com/imita-hormiga-perseverancia, el día 16/04/2018

Leave a Comment