TAN CERCA DE DIOS

mayo 28, 2018

Un amigo de Horace Bushnell estaba presente un día cuando este hombre de Dios oraba. Le llenó un sentimiento maravilloso de la cercanía de Dios. Dijo: «Cuando Horace Bushnell tenía el rostro hundido entre las manos y oraba, yo tenía miedo de alargar la mano en la oscuridad, no fuera que tocara a Dios.» Autor Anónimo[1]

Y ustedes ciertamente me llamarán y vendrán y me orarán, y yo ciertamente les escucharé. Jeremías 29:12 [TNM]

REFLEXIÓN

Nuestras oraciones deben ser tan sinceras, reales y de corazón, que deberíamos exclamar como el amigo de Horace Bushnell, si extendemos nuestra mano nos deberíamos topar con Cristo. Es por ello, necesario que si oramos creemos que Él está ahí, escuchándonos, prestándoos atención para establecer con nosotros una relación real, sincera y llena de amor. Solamente cuando creemos que Él sí está ahí, la oración tiene sentido. Oremos a Dios, hablemos a Jesucristo hasta el punto que le podamos ver, y lo podremos ver si estamos conectados con nuestro espíritu al Espíritu Santo.

[1] El cristiano de rodillas. Prefacio. Autor Anónimo.

Leave a Comment