UN CORAZÓN COMO EL SUYO

septiembre 1, 2018

Un judío entró y observó una parte del juicio de Eichmann y se deshizo en lágrimas. Alguien junto a él le dijo: “Tu ira debe ser insoportable.” Él dijo: “No, no es ira. Mientras más tiempo estoy sentado aquí, más me doy cuenta de que tengo un corazón como el suyo.”[2]

VERSÍCULO DE APOYO

El hombre respondió: La mujer que tú me diste por compañera me dio del fruto del árbol. Por eso me lo comí. Génesis 3:12 [TLA]

REFLEXIÓN

Adán es la representación de todos nosotros. Igual que él, cuando se nos muestra que hemos pecado, nuestra primera argumentación es culpar a otros. Con el paso del tiempo, y madurando en nuestro carácter, nos damos cuenta de que la responsabilidad debe recaer es en nosotros, por eso al ver a otros que cometen pecados horrendos, no nos queda sino decir, “también puedo ser como él, también puedo pecar como él…”

Quien se cree que no peca o cree que no puede pecar como otros, debe recordar las palabras en 1 Corintios 10:12 [NTV]: “Si ustedes piensan que están firmes, tengan cuidado de no caer” En otras palabras, todos somos seres humanos potenciales para pecar, y en cualquier momento, cambiando las circunstancias podemos actuar como el peor pecador. Solamente nos salva que el Espíritu Santo mora en nuestro ser, como hijos salvados de nuestro Señor, y así podemos estar bajo Su control y ser guiados por Él para hacer el bien y no el mal.

[1] Autor: Gonzalo Arbeláez O.

[2] Más de 1001 ilustraciones y citas de Swindoll. Charles R. Swindoll

Leave a Comment