UN CORAZÓN HUMILDE

marzo 14, 2017

Señor, no es orgulloso mi corazón, ni son altaneros mis ojos, ni voy tras cosas grandes y extraordinarias que están fuera de mi alcance.
Al contrario, estoy callado y tranquilo, como un niño recién amamantado que está en brazos de su madre. ¡Soy como un niño recién amamantado! Israel, espera en el Señor ahora y siempre. 
Salmo 131[DHH] 

Para seguir a Jesucristo se requiere de un corazón humilde, eso significa, un corazón que renuncia a todos sus poderes, fuerzas y capacidades, y acepta la gobernanza, soberanía y autoridad de Dios. ¿Es Jesucristo Señor de todo lo que es tuyo: cuerpo, alma y espíritu?

 

Leave a Comment